La Penúltima Casa, una apuesta por la comunicación digital en Cuba

17/07/2020

Lic. Gabriela Bernal Mendoza

katia sánchez y La Penúltimca Casa

Emprender un negocio siempre viene acompañado de mucho esfuerzo y sacrificio, y si queremos desarrollar un emprendimiento relacionado con las tecnologías y el Internet, pues el reto se hace mucho mayor. Cuando escuché por primera vez de La Penúltima Casa, me reconfortó saber que, como otros emprendimientos, aun cuando los obstáculos son muchos, contamos con jóvenes como Katia y su equipo dispuestos a apostar por el desarrollo de la comunicación digital en nuestro país, capacitando y acompañando a la comunidad emprendedora.

El ímpetu y los deseos de trabajar se vieron en la reciente Expoemprendimiento 8vo Aniversario realizada por el Proyecto CubaEmprende, un espacio donde La Penúltima Casa, entre diez negocios expositores, resultó ganador del Reto del Pitch. Hoy compartimos con ustedes un poco de la esencia de este emprendimiento liderado por Katia Sánchez Martínez, graduada de Comunicación Social. Una joven que, sin dudas, apuesta por un futuro mejor para Cuba.

¿Qué es La Penúltima Casa y por qué llamarle así?

La Penúltima Casa surgió como un blog en junio del 2019, hace un año apenas, y surgió porque había una necesidad clara de contenidos sobre la comunicación digital, sobre todas las disciplinas que la conforman, enfocados específicamente en el entorno y la realidad cubana. A la misma vez, esto contrastaba con la poca producción de este tipo de contenidos que había en Cuba, por lo que, obviamente, había una necesidad que no estaba siendo satisfecha y La Penúltima Casa surgió para ayudar a esas personas, ayudar a desarrollar los procesos de comunicación digital en Cuba y también a las organizaciones y a los negocios.

Se llamó La Penúltima Casa en una alusión directa a Cuba. Pensaba Cuba como ese hogar que tiene que pasar por limitaciones, por bloqueos, obstáculos para acceder, trabajar y gestionar los procesos de comunicación digital, pero que aún así está logrando cosas, no deja de intentar e incluso hay resultados muy positivos. Es un poco que, aunque llegamos tarde, aunque llegamos casi de último a este mundo de la comunicación digital, definitivamente hay ejemplos positivos y hay cosas que podemos hacer, y hacerlas cada vez mejor. Este enfoque de que sea como una casa deja un espacio claro para que la gente entre, se arrope con nuestros contenidos, aprenda, es parte de este trabajo educativo. A la misma vez, es un espacio propio, que no pertenece a una asociación, a una institución en sí, sino que espera siempre contar con este sentido de independencia y hogar, que ayude, multiplique y construya, entre todos, conocimiento colectivo.

Entonces, surgimos como un blog, pero en los seis meses después, a finales de diciembre, ya La Penúltima Casa no podía seguir manteniendo la demanda de preguntas y solicitudes continuas, de necesidad de información y capacitación, por lo que decidimos hacerlo sustentable. Cuando te digo “decidimos” es porque yo estaba sola en aquel momento y comencé a trabajar con un pequeño equipo de personas, somos hoy tres personas trabajando, que se encargan del diseño e informática, de otras cuestiones del negocio. Lo que hicimos fue evolucionar este blog que solo era un canal, a un emprendimiento que mantuviera su esencia de aportar valor, que es lo primero, porque lo que nos ayudó a lograr una ventaja competitiva a la hora de salir al mercado como emprendimiento fue justamente el hecho de que los otros emprendimientos similares al trabajo de La Penúltima Casa no tenían una comunidad y no aportaban valor a sus potenciales clientes; entonces, nosotros salimos con este terreno ganado y no queremos perderlo.

Comenzamos a ofrecer servicios, hemos ido evolucionando y a día de hoy estamos, además, haciendo formación y comenzando a crear contenidos que podamos vender como una línea de negocio, contenidos que sean un tipo de infoproductos que podamos vender. En resumen, tenemos tres líneas básicamente, La Penúltima Casa es un negocio que se enfoca en formación, servicios y contenidos.

En los últimos años, con la llegada del Internet a Cuba, las personas han comenzado a usar más las redes sociales y las plataformas Online, sobre todo para promocionar sus negocios, ¿cómo La Penúltima Casa ha aprovechado esta realidad para ayudar en la formación de los emprendedores cubanos?

A partir de 2019, que comienza en general el blog, hay una oportunidad mucho más que la que había antes, porque en diciembre 2018 aparece ya la posibilidad de tener datos móviles que será algo básico para desarrollar los procesos de comunicación digital en Cuba, hubo cambios interesantes con respecto al acceso, al precio, a otro tipo de posibilidades de conexión que no son solo los datos móviles; y todo esto permitió que nosotros pudiéramos aprovechar mucho mejor los espacios online para acercarnos a la comunidad de emprendedores que comenzó a ver con mucho más énfasis, con mucha más fuerza e interés las redes sociales; no ya como un espacio tipo vitrina donde yo pongo mis productos y por arte de magia la gente me descubre, me prefiere y me compra, que era un poco la perspectiva hace unos escasos años; sino como un ámbito de socialización, de interacción directa con mis potenciales clientes, como una oportunidad para diferenciarme de otras marcas similares.

Comenzaron a ver esas potencialidades y por supuesto, nosotros aprovechamos en desarrollar también las formas para que ellos vieran estas oportunidades y estas potencialidades que existen en las redes sociales, no solo de mostrarse como vitrina. Creamos ahora justamente un espacio de un curso donde hablamos de comunicación y de marketing, continuamos creando numerosos contenidos y vamos a seguir. Estamos haciendo un podcast, justamente de comunicación digital para emprendedores que va a salir probablemente en julio o en agosto. Estamos súper felices porque nos da la oportunidad de continuar ayudando, ya no desde la perspectiva nuestra, porque va a ser a través de entrevistas, sino desde la perspectiva de los propios emprendedores, cómo han hecho casos de éxito y cómo pudieran mejorar el resto.

¿Qué significa ser el primer blog de comunicación digital en Cuba?

Es una satisfacción, es algo que yo considero es muy grande, a lo mejor es una pequeña cosita, pero para mí es un logro personal muy importante. También, y esto no lo puedo perder de vista nunca, viene con un compromiso y con una responsabilidad; porque cuando no tienes un precedente, necesitas buscar el rumbo, ver cómo te enfocas y ofrecer una calidad siempre, nunca bajar el listón para que las personas puedan ir superando sus expectativas con lo que tú vas dando, no solo en la parte de, voy a satisfacer las necesidades y demandas, sino también superar estas expectativas, esto es un poco el reto de siempre. No suelo quedar en, si ya fui el primero puedo relajarme y crear fama; es ir superando, ir mejorando lo que hacemos e ir ayudando a otras personas.

Es muy gracioso lo que ha pasado últimamente, comenzó La Penúltima Casa, creamos el equipo y no había un precedente en Cuba, no había nada similar y luego, sobre todo en los últimos meses, yo creo que por la cuarentena un poco, han proliferado las iniciativas de formación, de educación, de aportar contenido de valor desde otros emprendimientos similares; y eso para nosotros es muy bonito, porque hay una comunidad de personas que pueden dedicarse a este tipo de especialización en comunicación digital y mientras más gente, hay más personas interesadas y más demanda en este tipo de ámbito, y a mí me parece muy satisfactorio. Estoy muy feliz de que varias personas se unan en este empeño de aportar a la comunicación, al marketing y a este tipo de disciplina en el país.

Como graduada de Comunicación Social y fundadora de La Penúltima Casa, ¿qué retos enfrentas cada día en Cuba, un país donde el acceso a Internet tiene limitaciones?

Los retos son muchos, con respecto al acceso a Internet son los mismos retos que todo el mundo; una conexión pobre, una conexión con bloqueos porque tiene limitaciones. Por ejemplo, para yo acceder a sitios de estadísticas no puedo pagar como todo el mundo, no podemos pagar el Facebook Ads, no podemos hacer campañas en Google no podemos hacer muchísimas de las cosas por las que trabaja normalmente y como se gestiona de manera usual la comunicación digital en el mundo. Es una conexión lenta y finalmente, está el precio de la conexión que es muy cara, por suerte hace pocos días bajó un poco, pero ha sido muy cara desde que comenzó, un servicio caro que afecta no solo nuestro trabajo, porque cuando uno se decide a hacer este tipo de empeño destina y dice, bueno ya sé que la conexión es cara y que esto es uno de mis recursos principales, no puede faltar destinar dinero, reservar fondos para esta actividad; pero tenía mucho que ver con nuestra comunidad y con gente que definitivamente no podía ver los vídeos porque consumía mucho o cuando comenzamos a enviar los PDF que no pesaban tanto, nos decían que eran muy pesados y que si podíamos disminuir un poco el tamaño.

Siempre hemos tenido este tipo de limitaciones con la comunidad, por ejemplo hicimos un live, un Webinar Live en Instagram el día del aniversario con una experta en marketing mexicana y esto fue un poco caos porque todo el mundo estaba muy interesado pero poca gente pudo ver el Instagram Live, y ese día casualmente en la tarde estaba lloviendo y fue aún peor, la conexión estaba lenta y no todo el mundo, por supuesto, está dispuesto a gastarse todo lo que gasta en Instagram una hora de video. En fin, esos son retos fundamentales que tenemos nosotros, la comunidad y que tratamos siempre de acompañar y tratar de solucionar en la medida de lo posible creando contenidos que sean más sencillos de consumir.

Otro reto muy importante que también tiene que ver con la conexión es que la gente no está acostumbrada a invertir, porque no podemos invertir, como te decía, en promociones, en anuncios; y la gente se acostumbró a no invertir en comunicación y marketing digital. Invertir en comunicación y marketing digital es importante y si no puedes invertir en anuncios deberías invertir en otras cuestiones que te ayuden como Community Management, fotografía, diseño, SEO; son una serie de elementos que te pueden ayudar a desarrollar tus procesos de gestión como las propias asesorías. Entonces, este reto es importante porque es continuamente decirle a la gente que la comunicación no es gratis, el marketing no es gratis, ni siquiera en la parte digital donde las redes sociales están abiertas y gratuitamente pueden ser utilizadas por todos. El hecho de que podamos utilizarlas gratuitamente no significa que sin invertir en ellas podrás tener éxito y eso es una realidad que en Cuba es cada vez más urgente, porque cada día hay más emprendimientos dedicados a sus plataformas digitales, por lo que mucha gente tiene que comprender y es un reto para nosotros poder comunicar eso desde La Penúltima Casa.

Recientemente tuviste la oportunidad de participar en la Expoemprendimiento 8vo Aniversario del Proyecto CubaEmprende, específicamente en el Reto del Pitch. ¿Cómo fue la preparación para el reto, resultó difícil?

Yo soy muy de retos y de proponerme hacer cosas e intentar hacerlas aunque no las haya hecho nunca aunque tenga muchísimo miedo y este fue el caso del Reto del Pitch. Yo nunca había hecho un pitch, primero me anoté, hice como una pequeña competición que había en CubaEmprende en marzo y estaba muy feliz porque me habían seleccionado entre los 10 emprendimientos que iban a hacer un pitch de 7 minutos y al mismo tiempo tenía mucho miedo pero estaba muy feliz, con muchas ganas de demostrarme a mi misma que podía hacer este tipo de cosas, entonces se suspendió por la pandemia.

Felizmente CubaEmprende, que por cierto me encantan todas las dinámicas que está haciendo online y cómo se ha adaptado su comunidad, logró hacer el evento de la feria Expoemprendimiento en mayo y me parece muy significativo porque muchísimas otras instituciones y empresas, más allá de los del sector privado no han podido ni hacer la mitad de las cosas, están completamente detenidas porque los espacios físicos no se pueden utilizar, porque no hay producción en estas fechas; y CubaEmprende ha dicho, no nos vamos a detener, estamos haciendo nuestras dinámicas de forma online y están quedando muy exitosas. Entonces me inscribí con toda la esperanza de que me eligieran y estuve también entre los 11 emprendimientos elegidos para hacer el Reto del Pitch. Todo fue muy difícil, a última hora, no sabía bien cuándo había que entregar, me enteré el último día de entrega y comencé a llorar porque no tenía nada y comencé a redactar, hice como cinco o seis borradores, hice un video y luego que lo hice no me gustó, lo vieron varias personas cercanas y me dijeron: no estás conectando emocionalmente, no estás dando razones; y dije, bueno, vamos a conocer mejor cómo es hacer un pitch y me puse a estudiar de manera teórica cómo hacerlo bien, buscar ejemplos, todo fue un trabajo de investigación previa, trabajo consensuado con otras personas, yo misma cuando escribí el pitch lo leí en voz alta; ¿me convence? ¿me gusta este emprendimiento? ¿me llama la atención? ¿quiero saber más sobre él?, este tipo de ejercicios, junto a un entrenamiento que había recibido en CubaEmprende cuando fuimos a hacer el pitch físico me sirvieron mucho. Además, tenía notas y pude buscar esas notas otra vez y las preguntas esenciales que llevan un pitch y al final fue muy emocionante.

Recuerdo que estaba en la dinámica, yo era la última y estaba muy nerviosa y mientras más pasaba el tiempo yo iba poniéndome más nerviosa y pensando en si se me iba la conexión y tenía que poner las imágenes. En resumen, fue muy divertido, creo que todos los que participaron en la dinámica vieron, sintieron esta emoción y felizmente el resultado fue el premio, me sorprendió y estamos muy orgullosos todos, además porque lo vivimos como si estuviéramos todos juntos en el evento, mi familia, mi equipo de trabajo, fue espectacular.

¿Qué planes y proyectos tienen como negocio para el periodo post pandemia?

Tenemos muchos planes y proyectos, sobre todo porque La Penúltima Casa crece cada vez más y lo que necesitamos es expandirnos, continuar ofreciendo formaciones presenciales, vamos a dar un curso presencial antes de que se acabe el año; es un curso presencial por inscripción que tiene una cuota limitada y que lo estamos haciendo en colaboración con otro negocio, o sea, vamos un poco a fortalecer las alianzas con otros emprendedores cubanos y vamos a enfocarnos más en estabilizar La Penúltima Casa como negocio mucho más sólido, un poco más grande y que pueda tener capacidad de respuesta para mucha más demanda y a la misma vez, enfocarse en varias líneas de negocio.

La actual situación provocada por la COVID-19 ha obligado a muchos negocios a tener que reinventarse y mudarse a las plataformas Online, ¿qué consejos le darías como comunicadora y parte de La Penúltima Casa, a la comunidad emprendedora?

Definitivamente la COVID-19 ha abierto mucho más los ojos de los emprendedores, de los negocios y también de personas que están desarrollando, que quieren desarrollar su marca personal a través de las plataformas digitales. Hay una cuestión de que uno necesita reinventarse porque ya estábamos yendo cada vez más hacia lo digital, el mundo iba a ser cada vez más digital de manera inevitable. La COVID-19 aceleró este proceso, lo aceleró en nuestra realidad donde, por ejemplo, al e-commerce se le había dado un poco de lado, se estaba demorando y ahora es una urgencia, es necesario mejorar la infraestructura y desarrollar mejor los procesos de comercio electrónico en el país; y así con una serie de cuestiones que tienen que ver con lo digital y con la comunicación digital. Como consejo a los negocios les digo que, hay que pensar de qué manera puedes enfocarte en la realidad digital y sobre todo verlo desde este punto de vista, no como una vitrina como señalaba antes que por arte de magia la gente llegue y te prefiera y te compre, sino como un espacio donde puedas mostrarte más abiertamente, mucho mejor. Creo que el principal objetivo y lo principal que tenemos que lograr los emprendedores y los negocios en Cuba es diferenciarnos a través de lo digital.

Mi principal consejo es que pensemos en esta posibilidad de reinvención hacia lo digital como una oportunidad; esto de que las crisis generan oportunidades no es mentira y menos en este caso, necesitamos ver el proceso hacia lo digital como una oportunidad, necesitamos ampliar líneas de negocio, necesitamos llegar a un público mayor.

Hay muchísimas posibilidades, convertir, comenzar a hacer ventas online, utilizar canales como acá en Cuba que se usa mucho WhatsApp para los negocios porque es una plataforma fácil, común, que gasta pocos recursos, pero hay otras plataformas donde las personas están muy interesadas, porque están migrando los jóvenes hacia allí, como es el caso de instagram. Es decir, nosotros podemos, los emprendedores y los negocios pueden, cada vez más, tener una presencia fuerte, una presencia que les otorgue posicionamiento y sobre todo, que les ayude a convertir usuarios extraños en potenciales clientes para sus negocios; y sí, definitivamente no hay otra manera de llamarle a esto que oportunidad. Está claro que la oportunidad para que sea efectiva tienes que trabajar para ella, no el hecho de que ya estés en las redes sociales te otorga todo esto, no sucede así, es un trabajo de mucha constancia, de mucho esfuerzo, más nosotros que tenemos que trabajar a partir de contenidos orgánicos y alcance orgánico, pero eso no significa que dejemos de invertir; es un trabajo que lleva inversión como el resto de las cosas que hacemos en nuestro negocio.

Sigue leyendo: CicloEcoPapel, otra vuelta a la hoja. Entrevista a Yuyú Estrada, creadora del emprendimiento ecológico CicloEcoPapel

To make a comment you must be logged in.