Ciclo Ecopapel, otra vuelta de hoja

03/07/2020

Msc. William Bello Sánchez

yuyu estrada ciclo ecopapel

Siempre que pienso en alguien que se caracteriza por la timidez me viene a la mente Yuyú, aunque para todos resulte contradictorio, pues saca adelante uno de los emprendimientos de más dinamismo que conozco. El reto no fue poco, nada más y nada menos que hacer un emprendimiento ecológico justo en el centro de la Habana Vieja. Manufacturando papel, brinda una segunda oportunidad a esas hojas y cartón que desechamos, sacando una gran variedad de productos. Es curioso como hoy toda la familia gira en torno al liderazgo que Yuyú ha desarrollado junto a Ciclo Ecopapel.

1. ¿Qué hacías antes de crear Ciclo Ecopapel?

Trabajaba como contadora en la Contraloría General de la República, luego del nacimiento de mi niña quise pasar al lado de ella el mayor tiempo posible, fue así que me decidí a llevar adelante un emprendimiento. Lo primero que hice fue tener una piñatería, donde vendía artículos para cumpleaños hasta que luego fundé Ciclo Ecopapel.

2. En varios espacios te he escuchado decir, que te decidiste a llevar adelante Ciclo Ecopapel, motivada por la Fundación Antonio Núñez Jiménez. ¿Qué rol jugó esa institución en aquel momento y cuál juega ahora?

La fundación Antonio Núñez Jiménez jugó un rol fundamental, pues fue el primer cliente que tuvimos. Nos pidió hacer unos productos con papel reciclado, productos que primeramente hicimos en condiciones precarias, las que pudimos establecer en la casa; después de esa primera entrega nos siguieron pidiendo más encargos para sus actividades, sus eventos, para entregas que necesitaban, tarjetas, etc. Más adelante también nos han ayudado con la promoción de nuestro emprendimiento, con la participación en eventos, ferias, de cierta manera monitorean lo que hacemos con el papel reciclado y nos apoyan con recursos materiales: específicamente papel y un panel solar, que próximamente instalaremos en Ciclo Ecopapel.  

3. ¿Ciclo Ecopapel es un emprendimiento ecológico? ¿Por qué?

Ciclo es un emprendimiento ecológico ya que el modo en que se elabora el papel es eco-friendly (amigable con el medio ambiente). No utilizamos productos químicos para la confección de nuestro papel, no empleamos aglutinantes artificiales, el agua que usamos para su elaboración es de lluvia, que colectamos, filtramos y almacenamos dentro de nuestro mismo local. Al no tener que utilizar el agua de la red abasto a la Ciudad, contribuimos con la comunidad donde estamos enclavados, La Habana Vieja, que es una zona donde el preciado líquido escasea. De cierta manera, al utilizar papel que ya fue empleado por otras empresas y ONGs estamos contribuyendo a que no se talen más árboles para hacer papel, sino que se reutiliza la materia orgánica que ya existe.

En nuestro taller tenemos una tienda donde se venden diferentes productos con una filosofía ecológica. Vendemos plantas en macetas hechas con papel reciclado, con las cuales se puede plantar y así reducir la cantidad de plásticos tan contaminantes y que frecuentemente se usa para tales fines. Nuestras macetas se degradan, están hechas de materia orgánica y funcionan como abono, sin afectar el suelo. Hay otros colaboradores que trabajan en la tienda y exponen sus productos, los cuales en su mayor parte, están hechos con material reciclado o reutilizado. Ciclo Ecopapel brinda una nueva oportunidad a todo lo que pueda tenerla, contribuyendo a nuestra ecología y un mejor futuro para todos.   

4.  ¿Qué productos comercializan ustedes? ¿Cuál es para ti el más innovador? ¿Por qué?

Comercializamos productos hechos de papel reciclado, como agendas, llaveros, portavasos, macetas, etc. Nuestra materia prima no es 100% papel reciclado, hay otros productos que elaboramos, por ejemplo los bloc de notas combinan además, el papel, el cartón y la cartulina reutilizada. Tenemos productos en ciclos hechos de madera, pues ahora también estamos incursionando en este material.  

5. Uno de los grandes retos para los emprendimientos cubanos son los insumos y las materias primas. ¿Cómo llevan ustedes esa situación?

Nuestras materias primas vienen fundamentalmente de donaciones de ONGs, de embajadas, de negocios privados, de personas naturales, e incluso de instituciones de carácter nacional como lo es la Universidad de La Habana. Los insumos son, como para todos los negocios, difícil de conseguir ya que dependen en muchas ocasiones de la importación, que no siempre se puede hacer. La alternativa que hemos tomado nosotros es poder fabricar nuestras propias maquinarias, de modo que podamos fabricar nuestros insumos dentro del taller.    

6. Ciclo Ecopapel se caracteriza por fomentar la colaboración con otros emprendedores, instituciones y proyectos, bien para actividades empresariales, o de impacto social y ambiental. ¿Por qué? ¿Cuánto valor crees que tenga esta práctica para la comunidad emprendedora cubana y nuestra sociedad en general?

Creemos que un cambio no se genera desde un solo espacio, ni desde una sola persona, por ende, hay que establecer redes que articulen el cambio, donde las experiencias también se intercambien, entre lo que uno sabe y lo que otros pueden aprender. Del mismo modo, este intercambio viene dado también a la hora de llevar esas experiencias a las comunidades y poder recibir de estas, en diferentes espacios como las ferias, los talleres o las actividades que se hacen con diferentes proyectos, por ejemplo el espacio con los adolescentes. Estamos en un proceso constante de aprendizaje, lo puede dar a la comunidad y ella a su vez, al recibir ese conocimiento no se queda con él, sino que lo emplea y transforma el espacio. El círculo de interés que tenemos en una escuela primaria, es reflejo de lo que mencionaba, a partir de los niños logramos conectar a más personas con la idea del cambio, del reciclaje y de la eco sostenibilidad. 

7. La COVID-19 ha sido un fenómeno sin precedente, para el mundo y para Cuba, tanto para la salud como para la economía. ¿Cómo ha sido la experiencia de Ciclo Ecopapel, al lidiar estos meses con los rigores de la COVID-19?

El coronavirus ha sido, como para todo el mundo, una etapa dura y Ciclo no ha escapado de eso, precisamente porque los insumos se han dificultado y eso ha provocado que la producción disminuya considerablemente. Además, la ausencia del transporte provocó que personas no pudieran venir a trabajar, desde los primeros momentos del distanciamiento social, debían quedarse en casa y lógicamente el ritmo de producción disminuyó. 

8. El futuro post COVID-19 se presenta con una enorme incertidumbre, eventos cancelados, repunte de la pandemia, negocios cerrados y el turismo sin fecha cercana de recuperación. ¿Cuáles son los escenarios que tienes previsto y que estrategias te planteas?

En la nueva normalidad post coronavirus nos proponemos empezar a producir de nuevo, en la medida que se puedan conseguir los insumos, como puede ser el arroz para la producción del papel, la tinta para la impresión de los artículos que hacemos y crecer en la medida que la situación se normalice y las instituciones vuelvan a realizar sus eventos y así regresen con sus pedidos. Además de que se normalice el turismo, que es otro sector al cual dedicamos gran parte de nuestros artículos.

To make a comment you must be logged in.