El Contrato de Franquicia en pos del emprendedor cubano

07/10/2020

Lic. Alexander Torres Ulloa

“No es para cualquiera la bota de Potro.”

Proverbio Gaucho Argentino.

La ventaja de asumir más riesgos al abrir una empresa independiente es la libertad. Quien comienza un emprendimiento desde cero, a menudo está llevando a cabo el sueño del negocio propio. Crear una marca propia o abrir un establecimiento comercial es una inquietud muy común entre aquellos que desean explorar su capacidad de gestión y liderazgo tan común entre los más de 600.000 emprendedores que hoy realizan en Cuba alguna forma de gestión no estatal.

Si usted como emprendedor gusta de hacer las cosas a su manera y no acepta límites o normas, puede no llevarse bien con las franquicias. Sin embargo, quien elija optar por la seguridad y la garantía de asistencia que le ofrece la marca ajena probadamente exitosa, sobre la base de un modelo de negocios consolidado, puede gozar de sus beneficios.
 

A las alturas de esta línea de lectura muchos se preguntarán: ¿Qué es una franquicia?

Pues bien, es un acuerdo de voluntades mediante el cual, el titular de un negocio probadamente exitoso autoriza a un tercero a ejercer la actividad comercial  replicando sus métodos y utilizando su marca para fabricar, distribuir y/o comercializar determinado producto y/o servicio dentro de una zona o territorio; generalmente con carácter exclusivo y por un determinado tiempo, cumpliendo sus estrictas indicaciones y controles del franquiciante o titular del negocio probadamente exitoso.

Es preciso destacar que el franquiciante cuenta con un prestigio reconocido en el mercado al ser titular de la marca y/o signos distintivos, así como de los servicios particulares y característicos que lo diferencian de otros negocios y a cuyo nicho de mercado quiere llegar el franquiciado. Su actividad es atractiva y distintiva, así como los productos que son comercializados al público y que aspiran a ser comercializados por el franquiciador, que debe aceptar someterse a los controles de aquel que garantizará que la marca ajena que explota comercialmente mantenga su unidad y que los procesos -que antes ya se comprobaron exitosos- sean repetidos de forma fiel; todocon el objetivo de que el cliente o consumidor de la marca reconocida tenga la misma experiencia de consumo, independientemente del establecimiento del franquiciante o franquiciado que decida visitar a lo largo del territorio nacional.

Las reglas de funcionamiento de la franquicia son establecidas en un acuerdo escrito, firmado por ambas partes, en el que se comprometen recíprocamente a respetar y cumplir una serie de condiciones que no son contrarias al ordenamiento jurídico y coinciden con sus aspiraciones comerciales y que los juristas llamamos: Contrato. Allí se documentan en cláusulas separadas la forma de ejecución del programa de prestaciones que cada uno de los contratantes se compromete a realizar para el cumplimiento de sus compromisos y es ley interna y guía ante posibles reclamaciones para sus firmantes y órganos de justicia. Trasladará a sus firmantes la noción exacta de sus derechos y deberes.

Tras la celebración de un contrato de franquicia, el franquiciado debe cumplir y mantener los estándares de calidad y procedimientos comerciales acordados para la ejecución del contrato. Así también, el franquiciante enseñará y entrenará al personal del emprendimiento del franquiciado con el objetivo de que este adquiera los procedimientos y técnicas que deberá aplicar para el desarrollo del negocio.

El análisis y redacción del contrato de franquicia suele transformarse en un documento extenso y complejo que puede exigir un abogado especializado. Es importante además, discutir el acuerdo con un contador de confianza para garantizar que puedas pagar la inversión total, lo que incluye el capital de giro necesario durante la fase inicial.

¿Cuáles son las principales obligaciones que se establecen en el Contrato de Franquicia?

Entre las principales obligaciones del franquiciante hacia el franquiciado, se encuentran:

  • Transferir el know how, es decir, las técnicas y el sistema para operar
  • Otorgar exclusividad territorial
  • Autorizarte al uso de sus marcas, logos y lemas comerciales
  • Proporcionar los manuales de operación de su negocio respecto a la franquicia
  • Brindar instrucciones sobre su relación con terceros proveedores y clientes
  • Implementar un plan de marketing y/o empleo de redes sociales para promocionar los productos y/o servicios
  • Promocionar el diseño y equipamiento de los locales
  • Compartirte pautas contables
  • Capacitar a tu personal
  • Aprobarte o rechazarte la elección de la ubicación de los locales
  • Inspeccionar y verificar el cumplimiento de tus obligaciones del contrato de la franquicia y establecer condiciones de salida del contrato

Ahora bien, dentro de tus principales obligaciones como franquiciado se encuentran:

  • Pagarle un pie de ingreso o derecho de llave por solo acceder a la franquicia
  • Pagar una regalía periódica (royalty fee) que se calcula en función de las ventas netas del negocio
  • Cumplir con todos los estándares de calidad del franquiciante
  • Usar la marca del franquiciante de acuerdo a los parámetros establecidos en el contrato y cumplir con el entrenamiento
  • Debes también guardar la confidencialidad de toda la información del negocio
  • Invertir en campañas publicitarias
  • Ajustar el software contable de acuerdo a los requerimientos de la franquicia y cumplir con las normas vigentes que regulan los distintos aspectos para el desarrollo del negocio

Este contrato pertenece a la familia de los de ejecución continuada en el tiempo, e implica en su versión tradicional una fuerte inversión en infraestructura y promoción por el franquiciado, con el fin de desarrollar el negocio en el territorio en el que se le ha otorgado exclusividad; a la vez que permite la expansión de emprendimientos exitosos en variados puntos geográficos con inversiones mínimas por parte del franquiciante.

Como todo en la vida, también existen riesgos en ella. La idea de que abrirla no implica riesgo alguno, es un mito estéril como la fama. Cualquier nuevo establecimiento comercial que funcione bajo el régimen de franquicia puede no funcionar debido a problemas de gestión, un plan de negocios mal hecho e incluso a factores externos imprevisibles.

 

El contrato de franquicia merece tu atención como emprendedor. El conocimiento específico sobre cláusulas y artículos puede ser la clave para el éxito de tu nuevo emprendimiento. Una vez redactado, es imprescindible leer con cuidado el contrato completo para asegurarse de que se entienden todos los términos y que no existen asuntos que perjudiquen la integridad de tu negocio o limiten el potencial de inversión.

De lege lata (según la legislación vigente), hoy en Cuba sólo el Ministerio de Turismo regula esta posibilidad comercial respecto a la actividad turística mediante su Resolución 30/2006, “Política de desarrollo de las franquicias turísticas cubanas” y posibles complementos normativos.  Para el resto de los sectores económicos existentes en el sector privado de emprendedores potencialmente interesados no existe norma jurídica específica que las regule específicamente o prohíba, debiendo proceder a su estructuración jurídica mediante la integración normativa de legislación dispersa.

El contrato de franquicia es un rubro interesante en el nuevo contexto de modificación normativa para el sector del emprendimiento privado al que se avoca el país. También para establecer relaciones de exportación e importación con las Empresas de Comercio Exterior autorizadas a brindar ese servicio a las formas de gestión no estatal.

El potencial del contrato de franquicia como renglón exportable es aprovechable. Muchas empresas cubanas han encontrado en las franquicias una estrategia viable para su expansión e internacionalización. Sin embargo, recomendaría a nuestros emprendedores franquiciadores, primero desarrollar la franquicia localmente. Franquiciar es otro negocio, ya no venderían productos, sino franquicias, que es muy distinto. Es difícil que alguien desde afuera compre franquicias si no tienen una trayectoria local.

Una posibilidad para abaratar los costos a los franquiciados -que aquí les dejo como Tip - es la constitución de franquicias online, muy en boga en las actuales circunstancias y desarrollo de las TICS en nuestro país, en pos del desarrollo de la comunidad emprendedora cubana, siempre que se tenga en cuenta el marco legal del ejercicio del sector privado en nuestro país, lo cual será tema de un próximo artículo.

Nunca suponga, pregunte. Información jurídica es poder.

 

Seguir leyendo: Un acercamiento a las normas de exportación e importación por formas de gestión no estatal

To make a comment you must be logged in.