Serie Triunfar en redes sociales: ¿Qué debemos hacer y qué no?

10/06/2020

MsC. Yanetzis Ávila

Pensemos juntos: ¿cuántas veces al día abrimos el celular; ya sea para mirar que han publicado los amigos, para revisar notificaciones o simplemente por entretenimiento? Las redes sociales han llegado para quedarse y ser parte casi indisoluble de nuestras vidas y esa es una de las razones más poderosas por la cual muchos negocios apuestan por estos canales digitales para comunicarse con sus audiencias, promocionarse y hasta buscar la anhelada fidelización.

Estar en las redes sociales es relativamente fácil y gratis en su mayoría, pero saber estar ya es otra cuestión. Si ya tienes tus perfiles de negocio, sabes que son importantes pero aún te generan incertidumbre; los utilizas, pero en ocasiones no sabes si lo que haces es correcto, no tienes perfiles pero deseas crearlos y hacer bien las cosas; entonces sigue leyendo, incluso cuando no los gestiones tú mismo.

En cualquiera de estos casos, vale la pena tomar en consideración las propuestas que veremos a continuación, cuya intención es servirte de ayuda para mejorar la comunicación de tu marca/negocio con su audiencia y optimizar tu presencia en estas plataformas digitales.

1. Inactividad y desactualización

Crear un perfil en redes sociales porque es una moda, porque la competencia ya tiene, porque te lo recomendaron o por cualquier otra razón; es válido. Pero; tienes que creer que verdaderamente puede ser útil para tu negocio. Si ya lo tienes y crees que realmente funcionará, lo diseñas con todo lo necesario y hasta más; pero pasado un tiempo te olvidas del/los perfil (es) -a veces hasta de las contraseñas- y no actualizas los contenidos; entonces, ¿para qué quieres la cuenta? si no está cumpliendo ninguna función. Si no ofreces contenidos, tus seguidores lo buscarán en otro lugar.

Propuesta: Toma las redes del negocio como un hábito (similar al que tienes con las personales, en caso que las tengas), dispón de un tiempo en el día que dediques a revisar y actualizar sus contenidos. Aprovecha y planifica como mínimo lo que deseas subir en la semana; así evitas la sobrecarga, la toma decisiones sin pensar mucho y publicar solo cuando “baja la musa”.

2. Sobrecarga de publicaciones y de redes

Olvidarte de publicar en las redes es tan nefasto como abrumar con ellas. Todas las redes no son iguales, todos los negocios no son iguales y los seguidores tampoco. Tener esto en cuenta es de suma importancia; pues en vez de acercarte y comunicarte con audiencia, puedes alejarla y perderla definitivamente. Tampoco es saludable tener un perfil en 10 o más redes sociales. Es difícil de gestionar. Piensa, selecciona y publica.

Propuesta: Evalúa bien tu negocio y estudia tu público objetivo antes de crear los cuentas. Crea las publicaciones, selecciona horarios y ten en cuenta la dinámica de cada red social. No hay una norma estricta del número de publicaciones; lo que sí es importante es la constancia. Los usuarios pueden ver tu perfil porque la red se los puede sugerir, pero lo siguen porque les interesa lo que publicas.

3. Falta de coherencia en la imagen e identidad

Cuántas veces hemos visto que en el sitio web hay un logo, en las redes otro y en el negocio, tal vez el mismo pero con diferente color. ¿Olvido, desactualización?, cualquiera que sea la causa hay que evitar situaciones como esta. Los atributos de identidad del negocio son el pilar de la imagen. Tod@s deben conocer quién eres, qué haces y cómo; pero los elementos visuales comunican. Necesitas transmitir a tu audiencia una imagen visual coherente en todas las redes sociales en las que tenga presencia el negocio; pero evita el “copy & paste”.

Propuesta: Analiza las dinámicas de cada red, lo que ofrece y lo que no. Ajusta y utiliza armónicamente tu identidad visual corporativa a lo que cada red social permite. Completa siempre tu información de perfil.

4. Uso de perfiles personales para el negocio y viceversa

Esta es sin dudas una mala práctica, todavía bastante tentadora y utilizada. Las redes sociales ofrecen la posibilidad de crear perfiles de empresas/negocios, no temas utilizar esta opción. Las cuentas profesionales ofrecen muchos beneficios que los perfiles personales no tienen. No confundas cuentas, la personal tiene un contenido y la profesional, otro. Detrás del negocio hay personas, pero sin excesos.

Propuesta: Crea siempre un perfil profesional en cada red social que decidas utilizar  para el negocio. Mantén la coherencia, si es serio y formal el negocio offline, no necesitas ser gracioso en las redes sociales.  

5. No analizar las estadísticas y evaluar

Saber qué contenidos publicar es una pregunta qué tod@s se hacen y para no pocos limita la decisión de crear los perfiles del negocio en las redes. Pues en eso ayudan -¡y mucho!- las estadísticas que ofrece cada red social, disponible para los perfiles de negocios. Hay que medir el trabajo que se está haciendo y analizar los resultados que genera, para saber si estás en el camino correcto hacia lo que te has propuesto lograr con las redes. La mayoría muestra información básica sobre tu audiencia, ¡aprovéchala!

Propuesta: Revisa y analiza las métricas de tus redes sociales. Utiliza la información que te ofrecen para saber quién es tu audiencia, qué tipo de contenidos consume, en qué horarios, con que publicaciones interactúa, cuál es el engagement y muchísimo más.

6. Demasiado enfoque en las ventas

Las redes sociales, no son un espacio de clasificados. No puedes colocar la misma información todo el día, todos los días. Solo conseguirás saturar a tus seguidores. Las redes están diseñadas para crear comunidad y los usuarios ya no son pasivos ni ingenuos, poseen capacidad para identificar y diferenciar las intenciones de venta del contenido genuino y de valor.

Propuesta: Sé creativ@. Establece un balance en los contenidos que publicas. No se trata solo de vender, también hay que aportar valor. Diversifica siempre dentro de los temas de interés de tu comunidad, que no se resumen solo a tu negocio.

7. Ignorar los comentarios

Cuando alguien en tu entorno de la vida diaria (fuera de las redes sociales digitales) te dice algo, ¿lo ignoras? La respuesta es no en casi en el 100% de los casos; porque es de mala educación ignorar a los demás; incluso cuando no te agrade lo que te dicen. Pensemos de la misma manera en los medios digitales. No basta con publicar contenido atractivo, balanceado, que aporta valor, coherente con los atributos de identidad de la marca; hay que interactuar. Los comentarios negativos no son el fin del mundo, si ya estás es un verdadero problema hay que solucionarlo, no ignorarlo. Las crisis se gestionan y la retroalimentación es vital.

Propuesta: Identifica qué dice, quién, en que redes está, analiza, decide,  responde y rápido. Si es un criterio negativo evalúa la situación y si es uno positivo; devuelve el gesto de buena voluntad, responde a los comentarios, reacciona a las interacciones y genera conversación. Aprovecha estas oportunidades para conocer mejor a tu comunidad.

8. Inadecuada configuración de los contenidos

Como en la vida diaria, en el entorno digital hay de todo, hay errores y horrores. Cuántas veces hemos encontrado en las redes párrafos enormes como testamentos, imágenes que no sabemos que tenía en la mente el autor de la foto, redes que el último contenido se publicó hace 3 meses, negocios que solo publican memes, frases emotivas, publicidad, las fotos de la fiesta en la playa y así, una lista enorme. De estos ejemplos, ¡aprende y evita!

Propuesta: Estudia las características de cada red social y a partir de ahí, elige las imágenes con cuidado, escribe las descripciones con precisión, diseña y sube contenidos adecuados a las dinámicas de cada red y acordes con tu negocio. Utiliza adecuadamente los hashtags ()

9. No tener llamadas a la acción

Casi todas las redes sociales tienen un botón que agregar o el espacio para publicar enlaces que redirigen a tu sitio web o a otras páginas de tu interés. Necesitas generar interacción con tu perfil y con otros espacios digitales que formen parte del entorno online de tu negocio. Aprovecha todas las opciones que cada red te ofrece.

Propuesta: Incluye estos botones de llamada a la acción, completa toda la información y datos de contacto. Coloca siempre aquellos a los que tengas acceso (nunca pongas como contacto un correo que no puedas revisar a diario)

10. No tener una Estrategia

Todo lo que he mencionado anteriormente debe estar contenido en una Estrategia de Comunicación Digital/Marketing Digital, Estrategia de Redes Sociales o como desees llamarle. El nombre no es lo más importante y sí los contenidos que deben incluirse en ella. Es imprescindible tener una comprensión clara del funcionamiento de cada plataforma, de sus públicos, de tus públicos y de lo que quieres lograr con las redes y con la audiencia online de tu negocio.

Propuesta: Elabora tu Estrategia si quieres sacar el mayor provecho de tus perfiles en las redes sociales. Busca profesionales si necesitas ayuda.

¡¡¡Ahh!!!, no dejes de incluir tus redes sociales en los documentos de tu negocio: tarjeta de presentación, plegable, resto de la papelería, aplicaciones (app) y todo lo demás que hagas para la comunicación y promoción de tu negocio.  Pero, ¡atención!, las redes sociales no deben ser el único recurso de información/promoción. Ya bien nos alerta el refrán popular sobre “no poner todos los huevos en la misma canasta”.

¡Pongamos más neuronas al asunto!

Estas son nuestras propuestas, pero seguro tienes más ideas. ¡Sé generoso con el conocimiento y comparte con nosotros tu experiencia!

To make a comment you must be logged in.