EKOIMAGEN, una óptica que convence

08/06/2020

Msc. William Bello Sánchez

Entrevista a Roy Barthelemy Rodríguez. Fundador de EKOIMAGEN

La historia de los negocios no está limitada a los resultados que vemos. Seguramente muchas cosas debieron pasar para llegar al punto actual, bajas y altas debieron suceder y varias veces volver a comenzar. Esas historias nos las comparte Roy Barthelemy, fundador de EKOIMAGEN, un emprendedor que ha encontrado en la promoción, la razón para emprender en varias oportunidades y adaptarse a los retos de las circunstancias. En momentos en que el futuro para muchos negocios puede tornarse incierto, historias como las que veremos a continuación muestran esperanza e inspiran.   

¿Por qué buscar en un nombre una conexión con la naturaleza?

A Ekoimagen siempre lo han relacionado con la ecología, los clientes en varias ocasiones me han hecho referencia de ello. A nuestro pesar, el nombre Ekoimagen no obedece a un término ecológico y tampoco sería correcto, pues los materiales que trabajamos (papel, polímeros, derivados del petróleo, etc.), no son amigables con el medio ambiente y lamentablemente tampoco hemos podido sustituirlos. Este Eko viene de la palabra eco, ese que se refleja en las montañas, ese que trasmite un mensaje y nuestro slogan apunta a ello, haz eko de ti. Al ser nosotros diseñadores y productores de elementos promocionales, pensamos en un nombre que se relacionara con el hecho de que cada cliente haga eco del mensaje de su negocio.  

¿Cuál es la historia detrás de EKOIMAGEN?

Es una historia de bajas y altas, pero también de empeño y trabajo. La enseñanza formal no la seguí y fui ayudante de albañil, trabajé en zapaterías, vendiendo flores, pero siempre con las ansias de aprender. Así llegué a trabajar en el Banco Metropolitano, hace más de 10 años, sin dejar de buscar información y apegado a un montón de libros, que ya para ese momento tocaban temas de negocios. Con una gran cantidad de ideas y no sintiéndome a gusto en mi empleo estatal, acabando de ser padre por segunda vez, me acerqué a mi esposa para decirle que dejaba el trabajo.

Era el año 2010, todavía un momento difícil para arrancar un proyecto privado, pero con entusiasmo ahí salí. Un amigo, una computadora, 100 CUC que se convirtieron en una impresora, pasaron a darme un nuevo empleo y rumbo a mi vida. Con un solo par de zapatos, me tocó andar La Habana para intentar vender tarjetas de presentación, cartas menús, los servicios que ofrecíamos en aquel taller de dos personas. Meses dolorosos, carencias personales, pero los ingresos tenían como prioridad el crecimiento y desarrollo del negocio. Las cartas menús nos generaron un negocio, que nos permitió alcanzar los primeros 1000 CUC, sin pensar en las necesidades personales aprovechamos para comprar una nueva impresora, plasticadora y guillotina. La cosa empezó a marchar mejor, los clientes empezaron a crecer, los ingresos también, pero luego de tres años nuestra empresa se disolvió, resultado de las diferencias que suelen aparecer cuando dos personas dirigen un proyecto.

Nuevamente comenzaba de cero, una vez más en el mismo giro, pero ahora con mayor experiencia y recursos. Moviendo el taller por diferentes ubicaciones en la ciudad, Playa, Vedado y La Habana Vieja, avanzando y tropezando, pasaría algún tiempo todavía para llegar a la sede actual.

Luego de retomar por algún tiempo mi experiencia de negocio anterior, llegó Ekoimagen, con el impulso y asesoría de un cliente y su primera sede fue Línea y 15 en el Vedado (aunque solo por un año, las mudanzas siguieron con nosotros). El nuevo cambio y nombre dio fuerza a la gestión comercial, nuestros vendedores iban directamente a las empresas para presentar nuestra cartera de servicios. Las empresas fueron fundamentales en ese cambio de velocidad, al punto que solo nos enfocábamos en ellas y clientes que durante mucho tiempo nos acompañaron. Fue un vuelco tremendo a nuestra gestión y pasé de ser Barthelemy a convertirme en Ekoimagen.

Con las empresas estatales comenzamos a crecer mucho e incorporar servicios que realmente se despegaban de la esencia de Ekoimagen, lo cual funcionó, pero solo por un tiempo. Tiempo suficiente para que, por primera vez, pudiéramos crear nuestra propia sede, frente al Parque del Curita y conectarnos con un nuevo mercado, la gente que por allí se mueve. 

¿Cuáles son sus servicios principales?

Los servicios que ofrecemos son, diseño gráfico, productos promocionales en toda su extensión, tarjetas de presentación, sueltos, carteles, llaveros, gorras, pulóver, etc. Ahora, nuestro producto promocional líder ha sido la bolsa de lienzo, con una agenda, llavero, etc. las empresas las solicitan mucho.      

Ustedes se encuentran ubicados justo en uno de los laterales del Parque del Curita, uno de los lugares más transitados de la ciudad. ¿Cómo este lugar ha influido en el desarrollo del negocio?

El Parque del Curita como decía, nos ha acercado a un nuevo mercado, a gente de todo tipo, pues es un lugar de mucho movimiento. Seguimos trabajando con empresas, pero también nos dirigimos a la gente de a pie. Los que sinceramente son más exigentes y nos ha ayudado a mejorar nuestras producciones. Una persona que te compra un pulóver es más exigente, que el que te compra 100.   

¿Son ustedes un negocio enfocado en las personas que tocan a la puerta de la tienda de EKOIMAGEN? ¿Por qué?

Sí, son muchos los que llegan, porque nos ven desde el parque, entran y les gustan nuestros productos. Seguimos haciendo gestiones comerciales, visitando empresas, aunque ellos hoy también llegan a nosotros cruzando por primera vez las puertas de Ekoimagen. Muchas empresas han contratado nuestros servicios, porque uno de sus miembros ha entrado a nuestra tienda y le ha parecido encontrar lo que ellos necesitan. Tampoco son pocos los ingresos de las ventas a personas por motivos personales, aunque no compran grandes volúmenes, siempre traen a un primo, un vecino, la novia; haciendo crecer la cadena de clientes fidelizados.

EKOIMAGEN siempre parece crecer aun cuando su local sigue con las mismas dimensiones. ¿Qué líneas de productos se encuentran desarrollando?

Yo soy una persona soñadora y eso lo llevo a Ekoimagen. Ya estamos trabajando en una línea de desarrollo web, aplicaciones para móviles, fotografías y videos promocionales. Con la oportunidad que está dando el país, de importar por parte de personas naturales, estamos buscando aumentar los tipos de suvenir que comercializamos y hoy son muy demandados por nuestros clientes.  

Ya tiene dos años una idea en la que vinimos trabajando y es una línea propia de ropa, Maferefun (alabado). La cual transitará por las tres áreas de diseño de moda, elegante, casual y deportiva. Mediante Maferefun, buscamos expresar nuestra cubanía.  

Hay también nuevos proyectos, una gama de productos infantiles para la promoción de valores. Los productos serán con base en materias primas recicladas, madera, telas, etc. quizás sea nuestra satisfacción a la conexión que muchos han hecho entre nuestro nombre y la ecología.

¿Cuáles son los retos más importantes para un negocio como EKOIMAGEN?

Los retos más importantes para un negocio de esta línea, es la materia prima. La escasez de materia prima, es algo que tiene un impacto muy negativo en nuestro negocio. Aunque esperamos que pueda solucionarse con la nuevas posibilidades de importación que comentaba anteriormente.

Otro de los retos es la competencia. Este es un giro donde se inician muchos negocios, con muy buena preparación, con excelente equipamiento e inversión, nada que ver con mis inicios. Hay que buscar mantenerse actualizado y creciendo. Estudiar, igualar y superar es un reto constante para nosotros.

La COVID-19 llegó de la mano de una enorme incertidumbre sobre el efecto que tendría para Cuba y en específico para los emprendimientos privados.  ¿Qué historia puede contar EKOIMAGEN de este momento?

Esto fue una situación que nadie esperaba, comenzando el año, con nuevos proyectos por delante y de la noche a la mañana paramos las máquinas. Cerramos Ekoimagen, pues es mejor perder un minuto en la vida. Yo soy padre, mis trabajadores también y con la COVID-19 las consecuencias llegan a toda la familia. Echamos mano a la reserva, para lograr un pago que permitiera a cada miembro del equipo de trabajo cubrir sus necesidades básicas en casa y luego desde la seguridad del hogar, estudiar qué actividades pudiéramos mantener en estas nuevas condiciones.

Así se nos ocurrió que era momento de lanzar nuestra venta online, algo que nunca habíamos desarrollado y hemos visto que ofrece muy buenos resultados. Para ello, primero comenzó a trabajar desde su casa la diseñadora, elaborando los catálogos que nos permitirían poner nuestros productos en las redes. Para las producciones que se demanden de esa iniciativa, debíamos ser suficiente dos operarios en el taller, para así evitar la concentración de personas y, no obstante, tomando todas las medidas de distancia, todo el tiempo nasobucos, lavado de las manos y zona sucia, zona limpia en la entrada. Esto nos ha permitido sostener con menor presión el pago de un estipendio mensual al resto de los trabajadores.

En esta etapa hemos visto la importancia de desarrollar una línea de nasobucos, producto que nuestro negocio hará además personalizado. Teniendo en cuenta la importancia de su uso, recientemente hicimos una donación de nasobucos personalizados al Oncológico y al instituto de hematología.

En medio de la COVID-19 se nos ocurre también, hacer una invitación a los niños, para que nos enviaran sus dibujos desde casa, mediante Facebook. Fue excelente y tuvo muy buena aceptación y esos dibujos una vez que salgamos de la pandemia se los entregaremos, impresos en alguno de nuestros soportes. Ya los llamaremos, porque para el momento de la entrega, se quiere hacer una actividad en el acuario.

Esa incertidumbre de la que hablábamos con anterioridad, no parece disiparse en un escenario post COVID-19. ¿Cuál es la estrategia de EKOIMAGEN para el nuevo escenario? 

Seguramente en el nuevo escenario muchas cosas van a cambiar para los negocios, en cuanto a los protocolos de salud. Nosotros estaremos al tanto de lo que se disponga al respecto por parte de nuestras autoridades, para aplicarlo en Ekoimagen.

Cuando se inicie, de nuestra parte ya hemos pensado limitar el número de clientes dentro de la tienda. Seguiremos y reforzaremos las ventas online, a través de catálogos y la entrega a domicilio. 

Creo que las relaciones con el sector estatal van a crecer, pues la comunicación de las nuevas medidas y normas de comportamiento a nivel empresarial e institucional demandarán los servicios de negocios como Ekoimagen.

Sé que será un escenario difícil para muchos negocios, que algunos seguramente cerrarán, otros podrán reinventarse. Nosotros desde esta etapa, hemos tenido la oportunidad de estudiar, experimentar y aprender para que, como en otras ocasiones, podamos salir adelante.

To make a comment you must be logged in.