Emprendimiento en tiempos de COVID-19. Un MANDAO para seguir en casa.

09/04/2020

Msc. William Bello Sánchez

Marta Elisa Deus Rodríguez, foto por revista El Toque

El COVID-19 ha tambaleado, en todo el mundo, la seguridad que propiciaba ser la “punta de la pirámide” de la evolución de la vida en el planeta. Teorías del desarrollo y modelos de gestión económica han sucumbido ante la presencia del nuevo coronavirus. La pandemia se ha convertido en el mayor de los riesgos que han tenido que afrontar las empresas a nivel global, dando como resultado la reducción de sus operaciones, cierre o quiebre en muchos casos. Cuba, evidentemente, no se ha salvado del COVID-19, tanto su población como su economía han sufrido sus impactos negativos. Muchos avizoran que aun cuando el contagio en el país se elimine, faltará tiempo para la recuperación del comercio a nivel global y en toda la nación.

En medio de este panorama, los emprendedores y sus negocios también se han visto afectados, teniendo que echar mano de sus reservas y sacar la mayor dosis de creatividad para poder seguir adelante. Varios emprendimientos, ante los retos que el nuevo coronavirus impone, han optado por no poner a un lado la responsabilidad social que cada negocio ha adquirido con los más vulnerables. Ejemplos que compartiremos en el propósito de acompañar a la comunidad emprendedora ahora en tiempos de COVID-19.

A continuación, les compartimos la entrevista realizada a Marta Elisa Deus Rodríguez, fundadora del servicio de mensajería MANDAO.

MANDAO, según has contado, es un emprendimiento que está enfocado en las entregas a domicilio, de comidas y mercadería de restaurantes, entre otros productos, para cubrir la necesidad en ese sentido de otros negocios, o de las propias personas. El negocio tiene como antecesor MANDAO EXPRESS, pero en septiembre de 2019 toma una nueva dimensión, nueva identidad, ahora como MANDAO.

Sí, MANDAO EXPRESS desde septiembre de 2019 ha tomado un nuevo camino, se queda sólo con MANDAO. Es un servicio más enfocado en el envío de comida, lo cual pudimos ver mediante MANDAO EXPRESS que era lo que más funcionaba. MANDAO cuenta ahora con un equipo diferente, con nueva imagen y objetivos.

¿Cómo fueron los primeros meses del nuevo servicio de mensajería?

Los primeros meses han sido muy complejos, con todo lo que lleva reactivar un nuevo servicio, pero tratando siempre de incluir cada mes otro producto, una mejora y haciendo una labor inmensa en redes con el fin de dar a conocer lo que hacemos y que la gente lo incorporara como una de sus opciones.

¿Quién demanda con más frecuencia los servicios de mensajería?

Actualmente, nuestro mayor trabajo es llevar comida. Fundamentalmente, nuestra clientela son mujeres, jóvenes o simplemente gente que no quiere cocinar y decide no salir de casa. Siempre quedan clientes que nos siguen llamando para el tema de llevar algún mandado en particular, un paquete de un lugar a otro, si lo podemos hacer lo llevamos, aunque es algo que no le hemos dado mucha promoción. Nos hemos enfocado en el tema de la comida, sin dejar de pensar que en algún momento tendremos todos los servicios.

 

Una persona puede solicitar un servicio de mensajería de cualquier producto, siempre y cuando no sea dinero o un servicio postal, MANDAO puede hacerlo a cualquier parte de la ciudad, no hay restricciones de lugar.

Esta última pregunta tiene mucho que ver con la situación que vive Cuba, respecto a la presencia en el país del COVID-19, donde entre otras medidas nos invitan a quedarnos casa. Las personas en casa necesitan alimentos, productos de aseo, etc., y dada nuestra idiosincrasia de compartir la sal y el azúcar, seguramente tendremos algo que enviar. ¿En estos momentos los servicios de MANDAO se han incrementado? ¿Han cambiado en alguna medida los productos que transportaban y los solicitantes de mensajería?

Con toda la situación actual del COVID-19 sí ha habido un incremento en el tema de los pedidos de comida, pero no tanto el envío de cosas, aunque algunas personas sí que están mandándoles cosas a sus familiares. En lo que de manera particular se ha experimentado un incremento ha sido en los pedidos de congelados. Hemos tenido que lidiar con todo ello en un escenario donde muchos negocios han cerrado. Como tal, no hemos tenido tiempo de analizar el nuevo cliente, ya que el incremento ha sido considerable y realmente complejo. Estamos intentando incluir más productos frescos y de primera necesidad, por ejemplo, los jabones de las muchachas de D´Brujas.

 

Si eventualmente se incrementan las medidas de restricción a la movilidad de la población, ¿crees que pueda MANDAO dar respuesta a una mayor demanda? ¿Qué estrategias tiene diseñadas?

Definitivamente MANDAO tendría un aumento de la demanda y le hemos estado haciendo frente, pensando en la contratación. Evaluando cómo vamos a lidiar con esta situación donde una gran cantidad de personas y negocios no pueden trabajar (restaurantes, cafeterías, etc.) mientras nosotros sí tenemos que cumplir con una mayor demanda.

Todos los sectores de la economía y en particular el sector privado, de una manera u otra, han sufrido los impactos de la pandemia del nuevo Coronavirus. ¿En qué medida ha impactado en MANDAO? ¿Cómo se han preparado, teniendo en cuenta que, por la naturaleza de sus servicios, ustedes estarán expuestos?

Hemos incrementado mucho las medidas higiénicas y sanitarias, los mensajeros deben protegerse, limpiar bien las mochilas antes de entregar la comida, luego de la entrega deben desinfectarlas también, siendo para nosotros algo obligatorio. Es imprescindible preguntarles a los clientes si quieren que dejen la comida en el suelo, en algún lugar específico, si esperan que respetemos la distancia para evitar el contagio o si hay que entregársela directamente.

En lo que más nos ha impactado esta situación es en el cierre de lugares con los que ya veníamos trabajando, con quienes teníamos acuerdos firmados. Vernos de un momento a otro sin nadie fue bien complejo. Entonces, hemos tenido que correr, para ver quién se quiere quedar trabajando y apostar por esas personas. Llevamos una semana, casi dos, tratando de estabilizar la empresa luego del crecimiento exponencial que hemos tenido.

Se ha visto que la COVID-19 no discrimina de poder adquisitivo, sexo, edad o color de la piel, pero hay un grupo de personas más vulnerables que otros y tal vez con limitados recursos económicos. ¿Tienen alguna atención, o consideración en este sentido? ¿Han establecido algunas estrategias de responsabilidad social para estos momentos de pandemia? ¿En qué consisten?  

Desde que comenzó toda esta situación me he puesto en contacto con algunas autoridades y les he hecho saber de mi interés de colaborar en algún momento de ser necesario, ya que los servicios de mensajería en el resto del mundo han sido clave para mantener la dinámica en las ciudades. Nos hemos reunido con el gobierno de Marianao para ver cómo hacemos llegar comida a un grupo de personas vulnerables y cómo logramos la colaboración de los restaurantes que ya tenemos en este propósito.

Continuamos transportando comida, tratando de hacerles la vida más fácil a nuestros clientes y brindándoles un servicio de mayor calidad. Hoy, buscamos alternativas para lograr que nuestros servicios no sólo sean para un grupo de negocios que acostumbran a solicitar mensajería, sino que podamos llegar a muchas personas y negocios que necesitan en estos momentos de una forma diferente comercializar sus productos.

El servicio de mensajería está entre los actores importantes del escenario de contención del nuevo coronavirus. Desde su experiencia y los servicios que presta MANDAO, ¿qué sería necesario para ello?

Es mucho trabajo para intentar mantener el servicio. Se necesita trabajar con los recursos humanos, son fundamentales al igual que para otras empresas y hoy los nuestros están expuestos. Hacer equipo con nuestra gente implica entenderlos, escucharlos y mostrarle la importancia de su trabajo y la de crecer de forma segura, sostenible y equilibrada.    

To make a comment you must be logged in.