Errores más comunes al iniciar un negocio. Un camino de consejos y sugerencias

04/04/2016

Aníbal Oliva Yáñez, MBA

¿En qué consiste el negocio ideal?

La respuesta de muchas personas se reduce a que solo es un negocio aquel que reporta beneficios económicos a corto plazo, sin mucho trabajo y con poca inversión. Nada más lejos, sin embargo, de una correcta definición.

En realidad, aunque el negocio ideal debe tener en cuenta satisfacer adecuadamente necesidades de los consumidores, también debe considerar, en primer término, si el emprendedor ha escogido con acierto, precisamente, su negocio ideal. Si, en ese sentido, no hay correspondencia, lo indicado es que se presenten contratiempos y, lo que resulta peor, fracasos.

El hecho de indagar primero en las posibilidades del emprendedor, y después en el negocio que se piensa establecer, es lo que permite que el primero se dedique con éxito a su negocio ideal.

Premisas para elegir el negocio ideal

Existe hoy día, en La Habana, una escuela de fotografía creativa, dirigida por un profesional muy experimentado, cuyo lema es: Si hacer fotografía no te resulta divertido, este no es tu lugar. En síntesis, quien quiera emprender un negocio ideal debe experimentar hacia él una legítima inclinación, que puede llegar, incluso, a la pasión.

Lo anterior conduce al emprendedor a ser coherente consigo mismo y, por tanto, a manifestar su máxima creatividad para, de esa manera, no solo ser altamente competitivo en el mercado, sino realizar sus aspiraciones y, muy importante, satisfacer necesidades materiales y espirituales de sus clientes.

Lo hasta aquí expresado, permite aseverar que sí existe el negocio ideal. El asunto es encontrarlo y, por supuesto, tomar en consideración errores que se han tornado frecuentes a la hora de iniciar un negocio.

Aprender de los errores de otros

En el mundo de los negocios hay dos maneras de aprender: una fácil y la otra difícil. La manera difícil consiste en aprender sobre la base de incurrir en errores. La fácil nos permite tener presente la experiencia y, por consiguiente, aprender de los errores cometidos por otros para evitar caer en ellos.

¿Cómo evitar errores al iniciar un negocio?

a) Puede darse la situación de que una persona quede desempleada y, en consecuencia, decida iniciar un negocio por el solo hecho de buscar una fuente propia de ingreso monetario. En ese caso, no basta el deseo o disponer del capital inicial. Como el futuro emprendedor carece de experiencia y de conocimientos, no tendrá otra alternativa que asesorarse y capacitarse para abrirse paso en su nuevo empeño. Ese paso implica, entre otras cosas, conocer el mercado donde se pretende colocar un determinado producto, además de sus ventajas competitivas y la manera de aplicar una administración eficiente.

b) Por otra parte, la vida demuestra lo difícil que resulta sacar adelante un buen negocio si existe la compañía de un mal socio, aunque este sea un familiar o un amigo.

Lo aconsejable en este punto es rodearse de socios realmente capaces de llevar a cabo con éxito el negocio que se pretende emprender. Se trata de un requisito indispensable para evitar el fracaso.

c) Al iniciar un negocio, es necesario conocer muy bien cómo afrontar los gastos fijos y cómo financiar algunos aspectos variables que permitan su buena marcha. Si no se hace así, es muy probable que el negocio no pueda sobrevivir ni siquiera en su primera etapa de existencia.

d) Los mercadólogos afirman que el secreto para el éxito de un negocio de venta al público en forma directa se condensa en la ubicación y el estacionamiento.

e) Un error común en el momento de iniciar un negocio es dirigirlo a todos los consumidores que lo conforman como si estos fueran iguales y, por lo tanto, absolutamente receptivos al producto o servicio que se les brinda. En vista de la naturaleza amplia y variada del mercado, no resulta rentable dirigirse a todos los consumidores que lo conforman; lo más eficiente, al respecto, consiste en segmentar el mercado, es decir, dirigirse exclusivamente a un segmento de este.

f) Actuar impulsivamente, sin llevar a cabo la investigación adecuada, conduce al fracaso empresarial. Es necesario conocer todos los detalles del negocio que se desea establecer; por consiguiente, deben observarse aspectos tales como: localizaciones, competidores, lugares para encontrar los recursos y la obtención de los permisos y las licencias que se requieren.

g) Los precios de tus productos nunca serán competitivos, si desconoces lo que tus competidores están haciendo. Lo anterior lleva a comprobar a fondo lo que hace la competencia antes de abrir tus puertas al público. Entérate de quién vende los mismos productos u oferta servicios similares. También habrá que averiguar si otras personas están interesadas en penetrar el mismo mercado.

h) La tecnología, ciertamente, puede realizar maravillas, pero no representa un sustituto de las buenas relaciones tanto con los clientes como con los empleados. Siempre será una eficaz herramienta, pero nunca reemplazará el entrenamiento y la motivación personales.

i) No se debe morder más de lo que se puede masticar. En dos palabras, no resulta aconsejable tratar de violentar, de entrada, las fases que forman parte de muchos negocios, y cuya observancia garantizará una administración eficiente.

Incluso las grandes empresas planifican paso por paso, lo cual les permite concentrarse en cada parte del proceso.

Un buen consejo: comienza con poco y deja que el negocio crezca.

j) Es importante concentrar el enfoque en las utilidades en vez de hacerlo en el volumen de ventas, pues no todo el dinero que se cobra es ganancia. Esta última solo tiene lugar después de deducir los costos de los referidos ingresos.

Asimismo, no se deben subestimar los plazos financieros, o sea, que el dinero se termine antes de que se obtengan ingresos por las ventas de la producción o la prestación de servicios.

¿Cómo elaborar un exitoso plan de negocio?

Sin una investigación previa, el emprendedor carecería de brújula para elaborar un plan de negocio que conduzca al éxito. Dicha investigación deberá enfocar estos aspectos fundamentales:

1- El cliente y el mercado.

Al respecto, deben tenerse presentes, por su utilidad, los siguientes aspectos:

  • Posibles clientes y sus características.
  • ¿Dónde encontrarlos y cómo se pueden conseguir sus datos?
  • ¿Disponen de poder adquisitivo para comprar?
  • ¿Comprarían? ¿Por qué?
  • ¿Cuánto podrían comprar? (tamaño o valor del mercado).
  • ¿Cómo me puedo comunicar con los posibles clientes?

Si los clientes representaran negocios, deben considerarse los siguientes interrogantes:

¿Cuál es su tamaño?

¿Qué procedimientos utilizan para comprar?

¿Qué puedo ofrecerles para que compren mi producto?

¿Quién toma normalmente las decisiones de compra?

2- El producto.

En este punto, resulta válido indagar:

¿Satisface alguna necesidad real de un grupo suficientemente grande de personas?

¿Cuál es su costo de producción o de compra?

¿Sería competitivo el precio al que tendría que venderlo?

¿Puedo agregarle alguna característica que lo torne diferente a lo que se está ofertando en el mercado, y así lograr la preferencia de los posibles clientes?

¿Qué diseño completo tendría el producto: presentación, tipos, tamaños, empaque, marca, registro…?

También deben tenerse en cuenta a los proveedores, pues de ellos depende, en gran parte, la calidad del producto y el costo que se refleja en el precio de venta.

3- La ubicación del negocio.

En relación con las características del local para establecer el negocio, las preguntas serían:

* ¿Es visible?

* ¿Resulta muy accesible para el cliente?

* ¿Dispone del espacio suficiente y cuenta con los servicios necesarios?

* ¿Cuál es su densidad de tráfico?

* ¿Dispone el cliente de estacionamiento?

* ¿Cuál es el costo y las condiciones de arrendamiento o compra?

* ¿A cuáles reglamentos y permisos está sujeto su uso?

* ¿Qué otro tipo de negocios están ubicados en el área?

* ¿Hay locales vacíos en el área? ¿A qué se debe?

* ¿Qué adaptaciones habría que hacer y cuál sería su costo?

Finalmente, todo lo anteriormente expuesto puede condensarse en una sugerencia.

En la antigua Grecia, la oportunidad solía representarse como una diosa calva y con alas en los pies, que se presentaba y se retiraba fugazmente si ningún interesado se apoderaba de ella.

No deje que se pierda esa oportunidad. ¡Aprovéchela!

Bibliografía

Ricardo Candela Casas. Mitos sobre emprendedores. Parecen, pero no son. Versión digital, junio de 2008. Lima, Perú.

Organización Internacional del Trabajo (OIT). Generación de idea de negocio. Manual de capacitación para futuros empresarios. 1999. Versión digital.

Michael E. Gerber. E-Myth Mastery (El mito del emprendedor). Collins, 2007.

Colectivo de autores. Los errores más comunes de un emprendedor. Mencey Capital Management SarL.

Diez errores más comunes al planear un negocio. Artículo de Jaime Leal, publicado el 7 de enero de 2013. Disponible en: http://www.jaimeleal.com/conferencista/10-errores-plan-de-negocios

Errores comunes al iniciar un negocio. Artículo actualizado el 4 de marzo de 2012. Disponible en: http://www.crecenegocios.com/errores-comunes-al-iniciar-un-negocio/

Para hacer un comentario debe estar logueado.